Contratación Pública Estratégica

Se habla mucho de contratación pública estratégica, y consiste en usar las potestades administrativas y los fondos públicos para conseguir unos concretos fines preestablecidos. 

Pero esa definición puede que no aclare mucho; es necesario dar unos pasos atrás en el tiempo para comprender mejor por qué es tan necesario ese uso estratégico de la contratación pública. 

Adiós a la compra al precio más bajo

La tradicional compra al precio más bajo, que durante años ha sido regla en el sector público, ha provocado casos de compras de tan baja calidad que los productos no aptos para su finalidad.

Por ejemplo, en el ámbito sanitario ha habido casos de batas de quirófano en las que la sangre calaba y traspasaba, y estetoscopios en que la goma se deshacía.

En muchos casos ha sido necesario comprar de nuevo bienes que sí fueran aptos. Se aumentaba el gasto y se perdía mucho dinero, en lugar de conseguir la finalidad de ahorro que se buscaba.

Esta errónea forma de comprar ha favorecido la entrada en el mercado de la contratación pública de productos de terceros países. En muchos casos, los fabricantes son poco respetuosos con los derechos laborales y no cumplen con los criterios de protección medioambiental. Además, si la producción se realiza fuera del territorio de la Unión Europea, el dinero público así gastado no revierte en la creación de empleo en Europa, ni en el pago de impuestos ni cotizaciones en la Unión.

La compra al precio más bajo ha provocado el cierre de empresas y fábricas para deslocalizar la producción y ahorrar costes. 

Así que el propio sector público era responsable, en parte, del aumento del paro en Europa y del aumento del gasto en prestaciones sociales (desempleo). Al mismo tiempo, los ingresos vía impuestos y cotizaciones se veían reducidos.

Era una espiral descendente hacia nuestra propia perdición.

Estrategia Europa 2020: hacia la Contratación Pública Estratégica

La Estrategia Europa 2020 constata esta realidad y nace con el objetivo de crear las condiciones para favorecer un crecimiento sostenible. El gasto público aparece como una herramienta de reinversión en el territorio de la Unión, favoreciendo la creación de empleo y la propia sostenibilidad del Estado social y del bienestar que identifica a Europa. La Estrategia incluye también criterios de protección medioambiental, de lucha contra el cambio climático y para combatir la pobreza y la exclusión social. Se habla de un “crecimiento inteligente, sostenible e integrador”.

Esta es la raíz de la contratación pública estratégica.

Las Directivas de contratación pública se enmarcan en este modelo, obligando a los órganos de contratación a realizar sus compras con esos objetivos en mente. La contratación pública se convierte en una de las herramientas más eficaces para esa estrategia de crecimiento y sostenibilidad. La clave radica en la unión de potestades administrativas y gasto público.

contratación pública estratégica
La Contratación Estratégica, clave de un crecimiento sostenible y planificado.

Mediante la contratación pública estratégica, el gasto público queda configurado como una inversión a futuro en el propio sistema europeo.

No es posible excluir a empresas de terceros países de la licitación pública, pero sí exigir criterios de calidad y sostenibilidad social, medioambiental, laboral… En muchos casos, la falta de respeto a tales principios posibilita que ciertos productos resulten tan baratos en comparación a los fabricados en Europa.

Para los órganos de contratación, la compra pública estratégica supone convertirlos en actores de ese proceso en favor de la sostenibilidad del propio modelo social.

Otros nombres para la Contratación Pública Estratégica

Íntimamente ligados a la contratación pública estratégica se mencionan los siguientes conceptos:

  • contratación pública eficiente: es la que cumple con los objetivos tanto generales (legales) como particulares de la concreta licitación, para satisfacción del interés público tutelado y de la necesidad institucional que se pretende atender. Además, eficiente es la contratación pública que cumple con la normativa vigente, pues cumple con la obligación de los entes del sector público velar por el cumplimiento del ordenamiento jurídico.
  • contratación pública ecológica: es la basada en valores de sostenibilidad y respeto medioambiental. Busca combatir el cambio climático causado por la actividad humana y tiende a alcanzar una economía circular. También se la conoce como contratación pública verde.
  • contratación pública socialmente responsable: es la que tiene en cuenta la calidad del empleo y su estabilidad, el cumplimiento de la normativa laboral, la integración en el mercado de trabajo de los colectivos con dificultades de empleabilidad…
  • contratación pública para el desarrollo: muy relacionada con la anterior, busca fomentar el comercio justo y el intercambio comercial como instrumento para el crecimiento económico y el desarrollo de economías emergentes y países subdesarrollados.

Esta transformación conceptual de la contratación pública se ha materializado en el Plan de Contratación Pública Ecológica de la Administración General del Estado -también conocido como Contratación Pública Verde– entre otros documentos. Su aplicación convierte lo que era una espiral descendente hacia la ineficiencia y la ruina en la clave para un crecimiento sostenible.

El resto del sector público ya aplica estos criterios en las contrataciones que convoca.

Para los órganos de contratación supone la obligación de tomar en consideración tales principios en el proceso de contratación pública.

Para los licitadores es una oportunidad de adaptar sus ofertas a la normativa de contratación pública. Siendo proactivos, pueden realizar una Venta Estratégica de sus productos y servicios.

Les animo a contactar conmigo para averiguar cómo beneficiarse de la nueva oportunidad normativa que supone la Contratación Pública Estratégica.